Una novela que acontece en el Páramo Bajo

Roberto Carro, un joven escritor paramés que ya nos deleitó con un libro sobre rutas por Castilla y León, vuelve ahora con una novela de trama costumbrista que sitúa la acción en nuestra comarca.

libro2portada

Roberto nos arropa en el paisaje leonés que se torna más pletórico, si cabe, de su mano, convertido en escenario donde nos seduce con una prosa sencilla y esmerada, preñada de sensaciones que sólo el buen escritor consigue y que destila un relato brillante, de impecable factura. Y así, se adueña del lenguaje, hurtando las palabras al viejo diccionario de aquellos términos auténticos y olvidados, que recupera en bellas y acertadas descripciones. Y se advierte a un Roberto que disfruta, se recrea y nos cautiva en las hechuras y nos conquista con la urdimbre argumental en la que conjura las tensiones que dan cuerpo a una narración que crece sugerente. El cómodo bagaje de su vasto conocimiento y erudición es un pretexto para acercarnos a su propia nostalgia, que decide la misma respiración sosegada de los ritmos escritos de su obra. Porque hay tiempo pasado, que recobra imágenes perdidas; viene y conviene la historia escrita y la ficción que nos adentran y convergen en lo cotidiano y universal: el individuo y sus pasiones, la vida misma, la misma muerte.
Los personajes, las gentes que pueblan el relato, transitan los espacios y los tiempos y se descubren en acabada trama y misterio. Pero el argumento va más allá de la peripecia indagatoria, del relevo de cuatro historias que son la misma, porque Roberto propone en cada descripción, en cada diálogo, el esbozo de una novela inédita que deja al lector curioso dispuesto y ávido de más asuntos.
Fernando Pérez Álvarez. CISE – UNIVERSIDAD DE SALAMANCA.

(….) Y todo ello implementado por una trama criminológica desarrollada magistralmente por este singular tándem paramés, al más puro estilo Holmes-Watson (Juan Herminio y Demetrio), junto a la que el autor ha conseguido ubicar las costumbres rurales.
Juan Francisco López Gallego. PERIODISTA.

libro2autor

Escombros de la memoria es un ejercicio de introspección para recuperar la lucidez del tiempo. Saber quiénes somos requiere este gratificante esfuerzo que es escrutar las huellas que nos llevan hasta lo que aconteció ayer; tan inmediato y actual que si nos fijamos con detalle, hallaremos su reflejo en el presente. Sólo hay que avanzar con la mirada abierta, observar los hitos y deleitarse en el paisaje que se abre. El resultado es una fusión de texturas hechas a base de adobes y penurias. Es el Páramo Leonés y se nota (….)
Roberto Carro Fernández

Publicado en Cultura y etiquetado , .