La Calva

La “Calva”, “Morrillo” o “Chana”, no es más que una de las múltiples variantes del antiquísimo juego de bolos en su versión de bolo solitario al que hay que abatir.

Fueron, probablemente, los pastores quienes, para distraer los momentos de hastío, colocaban el asta de una res o macho cabrío en el suelo y le lanzaban piedras desde una distancia convenida para tocarla.

Actualmente, el jugador lanza sobre la calva (objeto de madera usado como blanco), un canto de forma cilíndrica, el marro.

El juego consiste en impactar el mayor número de veces en la calva. Para su juego, se coloca la calva y a unos pasos de distancia se coloca el primer lanzador, lanzando el marro, así sucesivamente van tirando el resto de jugadores.