La Bigarza

María Caridad Lozano Verdejo
Profesora de Primaria

Ficha Técnica.
Nombre: «LA BUARDA», «LA BIGARDA» 0 «BIGARZA».
Tipo de juego: Juego motor (de lanzamiento).
Informante: Narciso Lozano Verdejo (49 años). Pobladura de Pelayo García.
Objetivos: Mejorar la coordinación óculo-manual a través de los lanzamientos y recepciones.
Orientación sociopedagógica: Utilización de las estrategias de cooperación y cooperación/oposición favoreciendo la participación.
Materiales: Palos de escoba y una piedra (cantón).
El palo: de 50 a 60 cms. aproximadamente.
La bigarda: de 20 cms. aproximadamente, hecha por los niños/as. Entorno: La calle.
Época del año: Primavera, durante el día.
¿Quién jugaba?: Los domingos chicas con chicas al salir de misa y los chicos con los chicos durante los días de la semana.
Edad de los participantes: De 10 a 16 años.
Número de participantes: Ilimitado. Dos grandes equipos.

Desarrollo del juego.

Se sortea para saber que equipo comienza a tirar. Primero tiran todos los de un equipo y después todos los del otro equipo. Un niño del equipo A coge el palo con una mano y la bigarda con la otra, da un golpe en el cantón con el palo (para que los demás sepan que va a sacar) y seguidamente suelta la bigarda de la mano y cuando ésta está en el aire le da con el palo procurando lanzarla lo más lejos posible.

El equipo B está alejado, donde ellos creen que caerá la bigarda, se desplazan intentando cogerla en el aire o al primer “bote” (la paran con las manos o las chicas con el vestido y los chicos con el jersey). Si la cogen en el aire el niño del equipo A que está tirando pierde y tiene que tirar el siguiente de su equipo.

Si los del equipo B no la cogen en el aire la bigarda cae al suelo, un niño del equipo B la coge en la mano y la tira a “empalmar” (que la bigarda toque el cantón o que al posar el palo en el suelo toque la bigarda y el cantón). Si la “empalman” el niño del equipo A que está tirando pierde y sigue tirando el siguiente de su equipo.

Si no la ‘empalman’ el niño que está tirando da con el palo en el medio de la bigarda lazándola lo más lejos posible, le da a los picos tres veces y algún niño del equipo B la puede “pasar” en la mano.

Si la pasan el que está tirando pierde y también pierde si al terminar de dar la tercera vez no hay más de tres palo (echados en el suelo) entre el cantón y la bigarda.

Si no la pasan el niño continúa jugando; la bigarda está en el suelo y el niño que está jugando calcula más o menos la distancia que hay “en palos” entre la bigarda y el cantón y dice “tantos palos”. Si pide más palos de los que hay entre el cantón y la bigarda pierde; si pide menos palos de los que hay entre el cantón y la bigarda no pierde y ese niño vuelve a tirar como al principio. Los palos que pidió se van sumando a los palos que lleva acumulados, su equipo, el juego consiste en juntar más número de palos que el otro equipo. El juego puede ir a 500 palos, 1000 palos, etc.

Ejemplo.

Yo pido 40 palos y voy contando con el palo (un palo, dos palos, etc.) desde la bigarda hasta el cantón; si la distancia que hay entre el cantón y la bigarda es de 50 palos corno yo he pedido 40 no pierdo y sumo 40 palos más para mi equipo y vuelvo a tirar, pero si pido 55 corno la distancia que hay es de 50 palos he perdido y mi equipo no puede sumar los palos que yo pedí.

NOTA: Este Documento ha sido extraído íntegramente del libro Juegos Populares de Pobladura de Pelayo García, escrito por María Caridad Lozado Verdejo.