El Antruejo de Velilla de la Reina

L. Alberto Ramos Franco

En muchos sitios del Páramo, el carnaval tradicional, que aquí llamamos antruejo, se ha perdido dejando paso a modernos desfiles de raso y papel charol que a pesar del colorido están huecos de cultura y tradición.

antruejoAfortunadamente en algunas localidades se está haciendo un enorme esfuerzo de recuperación y mantenimiento del tradicional antruejo, el ejemplo más notorio en el Páramo es Velilla de la Reina, el origen de este antruejo se remonta a tiempos inmemoriales y tiene su origen en antiquísimos ritos paganos.

En Velilla la fiesta empieza con la cachiporrada del sábado de carnaval, los mozos aporrean las puertas de los vecinos con unas cachiporras de mimbre surgen las típicas bromas y más de uno acaba manchado con carbones, enciscao con cenizas.

Esa noche, la ceniza es la protagonista, dos jóvenes ataviados con pellejos y uncidos bajo un yugo son guiados por otro, vestido de mujer, mientras un labriego siembra las calles con cernada la fiesta concluye alrededor de una hoguera durante toda la noche.

La siembra con cenizas y la presencia de la mujer, ha sido vista por algunos autores como una representación de antiguos rituales de fertilidad donde el arado abre el surco, la hendidura de la fertilidad que es el sexo femenino.

El domingo hay una cencerrada en la que intervienen un sin fin de personajes los guirrios, el hombre de las tenazas, la gomia, el oso, gigantes, enanos, vejigueros, máscaras, barrigones, los hombres-árboles, se acompaña la comitiva con dulzainas y panderetas.

Hay un elemento común en muchos de los antruejos leoneses, es el toro, con cuyos cuernos se embiste a las mozas en lo que parecen ser restos de antiguos ritos de fertilidad, donde las astas simbolizan la virilidad.

El la cencerrada se hace burla de los mayores miedos que acosan al hombre, el dolor, la enfermedad y la muerte.

Otros antruejos interesantes en León son los de Riello, Llamas de la Ribera, Alija del Infantado, todos tienen rasgos comunes, entre si y con otras fiestas tradicionales, sorprende el parecido en las vestimentas y el simbolismo del antruejo de Alija del Infantado con el corpus de Laguna de Negrillos, que seguramente tenga igualmente un origen pagano; en estas dos fiestas se simboliza la lucha del bien contra el mal y el triunfo del primero.

Tenemos constancia de antruejos semejantes en multitud de pueblos parameses, que dejaron de celebrarse cuando fueron prohibidos por la administración franquista, sin duda sería muy interesante que se promoviera, en las distintas instituciones locales, la recuperación de este tipo de fiestas tradicionales que forman parte de nuestra cultura, antes de que se pierdan para siempre en el olvido.

Más información en:

asoguirriosAsociación de Toros y Guirrios de Velilla de la Reina